Crisis de las Isapres: ¿Cuál es el panorama para este 2024?

La crisis de las Isapres es un problema que no parece tener fin, ya que se agudiza conforme pasa el tiempo. La situación actual afecta a alrededor de 3 millones de personas afiliadas al sistema de salud privado (Isapres) y puede tener implicaciones en el sistema público que atiende al resto de la población, que de por sí, ya está colapsado.

Ante todo esto, consideramos importante profundizar algunos detalles sobre la crisis, y brindar algunas posibles soluciones que puedan ayudar a los particulares, a no verse tan afectados ante la inminente catástrofe que vislumbra el panorama de la salud en nuestro país.

 

¿Cómo va la crisis de las Isapres y qué se vislumbra para 2024?

El panorama para las Isapres en 2024 sigue siendo desafiante y sujeto a una intensa revisión y debate. La crisis arraigada en el sistema de Isapres en Chile continúa siendo objeto de discusión, con un enfoque persistente en la equidad de acceso, la segmentación tarifaria y la necesidad de reformas profundas para garantizar una atención médica más equitativa y asequible para todos los ciudadanos.

Para este año, se están preparando esfuerzos continuos por parte de diversos sectores para encontrar soluciones efectivas que aborden las deficiencias estructurales y mejoren la función de estas entidades del sistema de salud.

Las expectativas apuntan hacia reformas regulatorias y cambios que busquen promover una mayor equidad y transparencia en el acceso a la atención médica, aunque la concreción y el impacto de estas medidas aún están por verse.

 

¿Por qué las isapres están en crisis?

Las Isapres han enfrentado una crisis derivada de una serie de problemas estructurales arraigados en su funcionamiento. Una de las principales razones, radica en la forma en que estas entidades han establecido sus tarifas con diferenciaciones marcadas según la edad y género de los afiliados, dando como resultado inequidades con los afiliados y duras críticas por discriminación.

Esta segmentación tarifaria ha conducido a aumentos desproporcionados en las primas de los planes de salud, afectando directamente el bolsillo de los usuarios y generando tensiones en la percepción de equidad en el acceso a la atención médica.

Además, los crecientes costos de la salud y la pasada pandemia por Covid-19 han presionado a las Isapres a ajustar sus tarifas para compensar esos gastos, lo que ha llevado a continuos incrementos en los valores de sus planes.

Esta situación ha exacerbado la sensación de insostenibilidad económica para los afiliados y ha evidenciado la falta de un control efectivo sobre los costos médicos, contribuyendo así a la migración progresiva de afiliados del sistema de salud privada al público. Durante el 2022 más de 250 mil personas se cambiaron de Isapres a Fonasa, una tendencia que se mantuvo, ya que tan solo en enero de este 2023 fueron 60 mil los desafiliados.

 

Suspensión de convenios entre clínicas e Isapres

En lo que va de año más de 10 clínicas han suspendido sus convenios con algunas Isapres, por lo que muchas de ellas no descartan tomar acciones legales contra las instituciones médicas, para así tratar de revocar la suspensión.

Esta medida afecta de forma directa y considerable a los afiliados, ya que al no estar vigente el convenio entre el centro de salud y la Isapre, los usuarios deben pagar la totalidad de su atención médica directamente a la clínica, y luego gestionar un reembolso en su Isapre.

 

¿Están las Isapres en quiebra?

Imagen alegórica a la crisis de las Isapres, donde se muestra una serie de billetes de peso chileno sobre una mesa con una jeringa y una ampolla con solución médica para inyecciones.

A pesar de las dificultades financieras, todavía no se ha confirmado que alguna Isapre en particular esté en riesgo inminente de quiebra. Las entidades del sistema de Isapres continúan adaptándose a las regulaciones y reformas en curso para abordar los desafíos estructurales y asegurar su viabilidad financiera; por lo que lo único que queda es esperar hasta que se aclare el panorama.

Se está evaluando la posibilidad que que en caso de quiebra de una o más Isapres, sus afiliados pasen al sistema de salud público Fonasa, y se clasifiquen dentro de los grupos A, B, C o D; perdiendo la posibilidad de mantener continuidad de tratamientos en las instituciones de salud privadas. 

¿Qué implicaría esto? Por un lado, que los centros privados verán afectados sus ingresos, principalmente aquellos prestadores de menor tamaño. Por otra parte, el sistema público colapsará aún más, presentando listas de espera muy largas.

Sin embargo, también se está considerando la opción de crear un régimen especial dentro de Fonasa para los afiliados de estas Isapres en quiebra, el cual sería el “Grupo E”. Con esta medida, cabría la posibilidad de recaudar el total de cotizaciones obligatorias y voluntarias, y se podrían mantener las coberturas con los prestadores privados, algo que no es viable con el régimen actual de grupos de Fonasa (A, B, C, y D). Aunque esta alternativa sería transitoria.

 

Intervención de la justicia

La Corte Suprema del país emitió el fallo de las Isapres en noviembre de 2022, donde se le obliga a estas instituciones a compensar a sus afiliados por los cobros excesivos que se le habían estado haciendo desde 2019.

Este fallo derivó en un proyecto de ley conocido como Ley corta de las Isapres, con la cual se pretende modificar la normativa que rige a las instituciones de salud privada. Esto con el objeto de que se establezcan las condiciones para cumplir con la sentencia fijada y se estandarice el sistema de tarifas.

Fachada del edificio de tribunales de justicia chileno con la bandera nacional ondeando encima, imagen en referencia a la intervención de la justicia en el tema de crisis de las Isapres

 

Dictamen de la Corte Suprema

En dicho fallo se estableció un plazo máximo de 6 meses para que las Isapres elaboraran un plan de devoluciones a los afiliados que contemple la cantidad de contratos afectos a devolución, los montos recibidos en exceso a devolver a cada usuario, cantidades expresadas en unidades de fomento, el plazo máximo para las devoluciones, la modalidad en que se harán esas devoluciones, y la entrega de todos los antecedentes que cuenten para valorizar la deuda.

En mayo se extendió el plazo por 6 meses, los cuales vencían este noviembre; pero por una solicitud de la Superintendencia de Salud realizada el pasado octubre, la aplicación del fallo de la corte se extendió por otros 6 meses más, ante los cuales el sector privado de salud afirma que no se ven avances en el proceso y que esta problemática es tal, que va afectar no solo a los afiliados de las Isapres, sino también a clínicas y médicos.

 

Ley Corta de Isapres

Este proyecto de ley surge con el objetivo de modernizar y fortalecer el sistema público de salud (Fonasa), regular las Isapres y reforzar la Superintendencia de Salud. Todo esto con el fin de brindar seguridad a los usuarios y asegurarles la continuidad de sus atenciones y coberturas de salud.

La normativa exige la adecuación del precio de planes de Isapres por tabla única de valores. Respecto a este tema, la Comisión de Salud del Senado comenzó a discutirla, e incluso ya se aprobó por unanimidad que las aseguradoras no puedan ofrecer planes que sean inferiores al 7% de la cotización obligatoria.

Cabe destacar que con la Ley Corta de Isapres no se pone fin a la crisis que afecta a las Isapres de manera inmediata, pero se busca aliviar la situación y tratar de sobrellevarla lo mejor posible hasta lograr superar la contingencia en el sector. Entonces, ¿cómo puedo respaldarme ante la problemática en el sistema de salud?

 

Podría interesarte: Crisis de Isapres: Los Beneficios de contratar un seguro de salud complementario

 

Una solución ante la crisis de las Isapres

Entre las medidas que las personas pueden tomar frente a la crisis de las Isapres, está el considerar la contratación de seguros complementarios de salud. Estos seguros adicionales podrían ofrecer una cobertura muy amplia, brindando acceso a tratamientos y profesionales del sector privado de salud, proporcionando mayor tranquilidad y una cobertura muy completa, reduciendo la dependencia del sistema público.

Cabe destacar que a nivel empresarial, el ofrecer seguros complementarios de salud a los empleados puede ser una estrategia valiosa para cuidar a los empleados ante la problemática actual. Además, al proveer estos seguros como parte de los beneficios laborales, las empresas pueden mejorar significativamente la satisfacción de sus empleados y fortalecer su atractivo como empleadores.

Esto no solo contribuye a retener talento clave, sino que también puede aumentar la motivación y el compromiso de los trabajadores al proporcionarles un respaldo adicional en materia de salud, más aún considerando la crisis de las Isapres que afecta directamente a los empleados; mostrando así un compromiso real con el bienestar integral de ellos.

 

Una alternativa pensada en ti

En Probenefit tenemos alternativas sólidas y confiables para asegurar una cobertura más amplia y completa en materia de salud. Contamos con opciones flexibles y adaptadas a diversas necesidades; tenemos planes para empresas y planes para personas.

Descubre todo lo que ofrecemos para respaldarte de la problemática actual con los sistemas de salud, y ten un respaldo a la mano para atender cualquier eventualidad. Si quieres saber más, ¡conversemos!

Suscríbete

Y recibe nuevos artículos en tu correo

Error: Formulario de contacto no encontrado.

Más publicaciones

Nombre*
Hidden
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Déjanos tus datos y te contactaremos:

    Nombre *

    Apellido *

    Email *

    Teléfono (requerido)

    Razón Social Empresa *

    Rut Empresa *

    Comentarios:


    Déjanos tus datos y te contactaremos:

    Error: Formulario de contacto no encontrado.

    Recibe nuestros artículos en tu correo

    Nombre
    Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.